Christopher Luxon jura el cargo como nuevo primer ministro de Nueva Zelanda

El conservador Christopher Luxon, junto a los ministros que conformarán su gabinete, juró este lunes el cargo como primer ministro de Nueva Zelanda y afirmó que la principal prioridad de su Gobierno es arreglar la maltrecha economía del país, fuertemente golpeada tras la covid-19 y por la elevada inflación.

Luxon, de 53 años y líder del Partido Nacional, se impuso en las elecciones del pasado octubre y conseguirá gobernar gracias a una alianza triple alcanzada con el nacionalista Partido New Zealand First (Nueva Zelanda Primero) y la formación de derecha liberal Asociación de Consumidores y Contribuyentes (ACT, siglas en inglés).

En una ceremonia hoy en la Casa de Gobierno de Wellington, la gobernadora general de Nueva Zelanda, Cindy Kiro, que representa al monarca británico, Carlos III, como jefa de Estado, juró, además de Luxon, a los 20 miembros del nuevo gabinete, entre ellos el líder de ACT, David Seymour, y el líder de New Zealand First, Winston Peters.

El ahora nuevo primer ministro señaló que es un “honor, privilegio y enorme responsabilidad” ocupar el cargo y, en declaraciones a los medios locales después de la ceremonia, destacó que su prioridad será arreglar la economía, azotada por los elevados niveles de inflación.

También reafirmó que su Gobierno buscará “restaurar la ley y el orden”, en línea con el anuncio de la semana pasada de que la coalición llegó a un acuerdo para “reescribir la Ley de Armas” tras las disposiciones para reformar el control de armas introducidas en 2020 a raíz del ataque supremacista en Christchurch en 2019.

El Parlamento de Wellington reabrió este lunes sus puertas tras un receso de tres días y se espera que se reúna ya en la próxima semana para debatir y trabajar en nuevas políticas.

Los acuerdos de coalición del gobierno entrante, publicados el viernes, delinean una serie de planes políticos que incluyen, entre otras medidas, un mandato único para el Banco Central del país, un plan para hacer retroceder el uso del idioma maorí y el levantamiento de la prohibición de la exploración de petróleo y gas, medidas que han causado rechazo de parte de la población.

La victoria del Partido Nacional en los comicios puso fin a seis años de Gobierno del Partido Laborista y esta será la primera vez en la historia de Nueva Zelanda que tres partidos forman una coalición, lo que significa que todos tendrán representantes dentro del nuevo gabinete.

Te recomendamos