Conmebol suplica por una final de la Libertadores sin violencia

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció este jueves que promoverá una final de la Copa Libertadores “sin violencia” este 4 de noviembre entre Fluminense y Boca Juniors en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

“Alineamos los detalles de esta gran fiesta deportiva que se vivirá en Río de Janeiro el próximo 4 de noviembre en el mítico estadio Maracaná”, publicó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, en su cuenta en la red social X.

Domínguez se reunió con el presidente de Fluminense, Mario Bittencourt, y el vicepresidente de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, en la sede de la Conmebol, situada en la ciudad paraguaya de Luque.

Del encuentro también participaron el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ednaldo Rodrigues, y su colega de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, así como delegados de la Conmebol, diplomáticos y otras autoridades.

Los delegados de los clubes finalistas de la Copa Libertadores y los otros directivos se reunieron “con el objetivo de brindar y ajustar todos los detalles para el partido final”, entre ellos el traslado y hospedaje de los equipos, los campos de entrenamiento, las actividades de prensa, los dispositivos de seguridad.

Un tema “especialmente sensible y foco de la atención” de los participantes fue la seguridad, según la información oficial.

La Conmebol destacó “la estrecha colaboración con la policía de la ciudad anfitriona y con la policía del Brasil”, con el objetivo de “prevenir y evitar incidentes o problemas de seguridad”.

Los representantes de ambos equipos sellaron un compromiso para impulsar campañas contra la violencia entre sus hinchas, promover el espíritu deportivo y el juego limpio dentro y fuera de la cancha.

“Nuestro compromiso contra la violencia y el racismo es firme e innegociable”, señaló Domínguez, citado en el comunicado.

El dirigente aseguró que “el fútbol es una fiesta de la gente, donde no tienen cabida estos actos repudiables”.

Además, exhortó “a toda la familia del fútbol sudamericano estar unida en esta lucha” y se declaró seguro de que ésta será una “final inolvidable”.

Riquelme anunció que harán “todo lo posible” para que esta final “sea una fiesta y que sea un partido de fútbol que podamos disfrutarlo y en el que gane el mejor”.

“Tengan la certeza que todos los que estamos aquí, representantes del Gobierno y de la policía, vamos a trabajar para hacer una hermosa final en el Maracaná”, dijo, por su parte, Bittencourt.

 

Te recomendamos