Crece amenaza de sarampión contra niños

*La aplicación de vacunas se encuentra en su nivel más bajo desde 2008

 

Durante 2021, 180 mil niños murieron por sarampión, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Esto equivale a 493 decesos de menores por día en promedio.

La situación responde a una falta de vacunación.

La agencia aseguró que la disminución de la cobertura vacunal, el debilitamiento de la vigilancia del sarampión y las continuas interrupciones y retrasos en las actividades de inmunización debido a covid-19, así como la persistencia de grandes brotes en 2022, favorecieron el repunte.

Estos factores provocaron que el sarampión sea  una amenaza en todas las regiones del mundo, aseguró.

La doctora Rochelle P. Walensky, directora de los CDC, añadió que los brotes de sarampión que se registran actualmente dejan claras las carencias de los programas de inmunización.

Para la OMS y los CDC, es primordial reactivar los niveles de vacunación.

El sarampión es uno de los virus humanos más contagiosos.

Sin embargo, se puede prevenir casi por completo mediante la vacunación.

Para lograrlo, se necesita una cobertura del 95% o más de niños con dos dosis de vacunas para crear una inmunidad de grupo que permita proteger a las comunidades y lograr la eliminación del sarampión.

Actualmente, sólo 81% de los niños reciben su primera dosis de vacuna contra el sarampión, y sólo el 71% de los niños reciben la segunda.

Se trata de las tasas más bajas de cobertura mundial de la primera dosis de la vacuna contra el sarampión desde 2008, aunque la cobertura varía en cada país.

La agencia de Naciones Unidasy las autoridades de salud estadunidense llamaron a una acción coordinada y de colaboración por parte de todos los socios a nivel mundial, regional, nacional y local para reforzar los esfuerzos en la búsqueda e inmunización de todos los niños desprotegidos.

También ambas entidades recomiendadaron que, para mitigar el riesgo de brotes, los países inviertan en sistemas de vigilancia sólidos.

También podría gustarte