Djokovic tiene en Australia su segunda casa

Novena final en el Abierto de Australia y noveno título: Novak Djokovic, que derrotó sin contemplaciones a Daniil Medvedev, ganó su apuesta contra la lesión abdominal que estuvo cerca de costarle el abandono en tercera ronda, y conquistó su 18º título de Grand Slam. El número 1 del mundo había anunciado que estaba dispuesto a asumir todos los riesgos físicos para tratar de llegar lo más lejos posible en este grande que tan bien se le da, porque su objetivo a largo plazo es el récord de títulos de Grand Slam.

A sus 33 años, Djokovic se coloca a dos títulos de los 20 grandes de Federer y Nadal. “Estas dos semanas han sido una montaña rusa para mí”, reconoció Djoko. “Quiero dar las gracias al Rod Laver Arena, la historia de amor continúa”, afirmó. ¿Dolores abdominales? Al verlo elevarse para un smash que le dio ventaja de 3-0 en el primer set, cualquiera podría suponer que su estado físico era óptimo. También al comprobar el resultado de 7-5, 6-2, 6-2, en menos de dos horas. Y eso que Medvedev había pasado cuatro horas y media menos sobre la pista (más o menos un partido a cinco sets) que Djokovic en su recorrido a la final.

También podría gustarte