Presidenta de Perú hace cambios en 6 ministerios en medio de una polémica

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, hizo este miércoles seis cambios en su gabinete de ministros, en medio de una polémica generada por las críticas que hizo la saliente ministra de Educación a una ley aprobada por el Congreso que, en su opinión, afecta la meritocracia entre los maestros.

La remodelación ministerial, que se concretó cuatro meses después de la anterior, incluyó el ingreso de cuatro nuevos integrantes al Ejecutivo y el cambio de puesto de dos ministros.

Boluarte tomó el juramento en la cartera de Justicia, a Eduardo Arana; en Educación, a Miriam Ponce; en Desarrollo Agrario y Riego, a Jennifer Contreras; y en Producción, a Ana María Choquehuanca.

Asimismo, la mandataria movió a Daniel Maurate del Ministerio de Justicia al de Trabajo, y a Raúl Pérez de Producción al de Transportes y Comunicaciones.

La atención se centró, sin embargo, en la salida de la abogada Magnet Márquez de Educación, quien fue reemplazada por quien hasta el momento era su viceministra de Gestión Pedagógica.

Medios locales informaron que Boluarte había pedido la renuncia de Márquez después de que la ahora exministra anunciara que el Ejecutivo iba a observar una ley aprobada por el Congreso que permitirá el retorno de miles de maestros que suspendieron sus evaluaciones.

Esa norma aún no ha sido promulgada o devuelta al Congreso con observaciones por la mandataria.

Ante las versiones que relacionaron la salida de Márquez con sus declaraciones contra el Congreso, el primer ministro Alberto Otárola aseguró que el gobierno respetará la meritocracia y dijo que el cambio “no ha tenido nada que ver” con ese motivo.

El primer ministro enfatizó, además, que el Ejecutivo tiene “que afirmar con la nueva ministra de Educación que va a seguir la misma política, porque el centro de la atención en la educación deben ser los niños y los adolescentes”.

Otárola también se refirió al eventual nombramiento de maestros ante el pleno del Congreso, donde ratificó que “la posición del Gobierno ha sido y será la misma: nuestro norte es la meritocracia, ya que la centralidad de la educación es el aprendizaje de los niños y adolescentes”.

Añadió, sin embargo, que el Ejecutivo no entrará en un “debate estéril que solo genera titulares”, en referencia a la polémica desatada por la aprobación de la norma por el Congreso y el cambio de la ministra.

 

Te recomendamos