Tras protestas en su embajada, EU aconseja no viajar al Líbano por motivos de seguridad

Estados Unidos emitió este martes una recomendación de no viajar al Líbano y autorizó la salida del país de parte del personal del Gobierno estadounidense que no sea de emergencia por la “impredecible situación de seguridad” en el país.

A través de un comunicado, el Departamento de Estado pidió a los estadounidenses que no viajen al Líbano por la inseguridad relacionada “con los intercambios de cohetes, misiles y artillería entre Israel y Hizbulá u otras facciones militantes armadas”.

Todo ello después de que varios puntos del Líbano registran la noche del martes protestas espontáneas contra el bombardeo que hoy dejó más de 500 muertos en un hospital de Gaza, entre ellas una que se dirigió a la embajada estadounidense, cuyo acceso ha sido cortado por las fuerzas de seguridad libanesas.

El Ejército libanés y las fuerzas del orden bloquearon con alambres de púas todas las carreteras que llevan a la legación diplomática de Estados Unidos en Awkar, al este de Beirut, e implementaron fuertes medidas de seguridad después de que una manifestación partiese hacia la zona, informó la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

Los manifestantes, muchos de ellos con banderas palestinas, lanzaron piedras y cócteles molotov que provocaron un incendio cerca de la sede diplomática estadounidense.

“Han estallado grandes manifestaciones a raíz de la reciente violencia en Israel y Gaza. Los ciudadanos estadounidenses deben evitar manifestaciones y tener cuidado si se encuentran cerca de grandes reuniones o protestas, ya que algunas de ellas se han vuelto violentas”, apunta el comunicado del Departamento de Estado.

Los manifestantes, añade, han bloqueado las carreteras principales, incluidas las vías entre el centro de Beirut y el área donde se encuentra la embajada de Estados Unidos, y entre Beirut y el aeropuerto internacional Rafic Hariri.

A raíz de esto, el Departamento de Estado pide reconsiderar viajar al Líbano debido “al terrorismo, los disturbios civiles, los conflictos armados, el crimen, los secuestros y la capacidad limitada de la embajada en Beirut para brindar apoyo a los ciudadanos estadounidenses”.

Más concretamente, pidió no viajar a la frontera con Siria debido “al terrorismo y el conflicto armado”, ni a la frontera con Israel debido “al potencial conflicto armado” y a los posibles asentamientos de refugiados.

“Los grupos terroristas continúan planeando posibles ataques en el Líbano. Los terroristas pueden llevar a cabo ataques con poca o ninguna advertencia contra lugares turísticos, centros de transporte, mercados/centros comerciales e instalaciones del gobierno local”, afirma el comunicado.

El gobierno libanés, añade, “no puede garantizar la protección de los ciudadanos estadounidenses contra brotes repentinos de violencia”.

“Los ciudadanos estadounidenses que decidan viajar al Líbano deben tener en cuenta que los funcionarios consulares de la Embajada de los Estados Unidos no siempre pueden viajar para ayudarlos” y quienes vivan y trabajen en el país “deben ser conscientes de los riesgos de permanecer” y “revisar sus planes de seguridad personal”, señala el texto.

 

Te recomendamos